reflexión repentina en torno a la eternidad en el museo del prado en madrid