Cambiar el Horizonte.

Las periferias del Sureste de Madrid han sufrido histórica y sistemáticamente desarrollos urbanísticos cargados de especulación que han dañado profundamente la zona. Lxs vecinxs han tomado conciencia de toda esta problemática y se manifiestan por un sureste verde en el Cerro Almodóvar, que es la elevación del terreno más alta de la zona. Desde este momento tomé el cerro como un objeto de estudio y empezamos a cartografiarlo. Las rutas, los conflictos que allí cristalizaban y empezamos a llevar a cabo un archivo físico y virtual de manera obsesiva del cerro.

Finalmente, frente a esta situación territorial sin sentido con un paisaje repleto de barrios inacabados a causa de la explosión de la burbuja inmobiliaria, decidí cambiar el punto de vista y hacer desaparecer ese horizonte de la ciudad. Pero hacerlo apoyándonos en ese reivindicativo cerro, de tal manera que el propio horizonte del cerro hiciese desaparecer el de la ciudad.

Al replantear el proyecto, con instrumentos topográficos en el terreno, nos dimos cuenta de que el punto trazado en los planos no era el realmente ideal, porque había un punto a 482 cm, que se hallaba 93 cm más profundo en la meseta rehundida del cerro, donde se generaba el efecto proyectado, por lo que grabamos ese punto como nueva referencia y construimos el nuevo Horizonte desde ese punto finalmente.

De esta manera el cerro pasó de ser una mera pre-sencia (prae-essentia) en el paisaje a existir al generar un extrañamiento que por fin nos hace preguntarnos por el cerro (¿esto qué es lo que es?) y de esta manera conseguimos que el cerro exista.

Cambiamos el Horizonte.

Change the Horizon

The south east outskirts of Madrid have historic and systematically suffered urban developments surrounded by speculative scandals. The neighbors have become aware of this situation and carry out mafestational march at the Cerro Almodovar (highest hill in the area). From this moment we took this hill as an object of study and we started cartographying it: the routes, the conflicts, that here crystallize and that we started obsessively researching about coming to produce a physical and virtual archive of the hill.

Finally, faced with this nonsense territorial situation with a landscape full of unfinished neighborhoods because of the explosion of the housing bubble, I decide to change the point of view. And make disappear the horizon of the city under the new horizon which the hill generates on itself.

When replanning the project with topographic equipment on the ground we realized that the point plotted on the plane was not the ideal, but there was a point 93 cm deeper and 482 cm far from where the surface relief itself generated the projected effect, so we recorded that point and built the new horizon that was created from that new point.

We changed the Horizon.

 

 

El Cerro Almodóvar es un pliegue en la superficie del terreno. Está en un espacio indefinido o con difícil definición. No es ciudad, o tal vez sí. No es campo, o tal vez sí. Podríamos decir que es paisaje, o quizá mejor decir que está en el paisaje. Seguramente podemos afirmar que es paisaje. Pero también es tiempo de alguna manera, tiene memoria, tiene claras cicatrices, borrables o imborrables en mayor o menor medida. El cerro aparece en el territorio y aparece con su historia, con su memoria. Quizá lo más acertado sería decir que el cerro está presente en el territorio o, agudizando un poco más los términos, que el cerro es una presencia en el paisaje. Presencia… [prae – essentia] algo que aparece, intuitivamente, pero algo que entendemos que es. Y es algo que a pesar de salirse de la trama urbana no deja de ser cotidiano y por lo tanto no reparamos en él, y es cotidiano sin decir con ello que sea un utensilio, es… una cosa, que aparece ahí, en el paisaje.

De esta manera no nos paramos nunca a reflexionar sobre qué es el cerro (¿esto qué es lo que es?), no, simplemente sabemos de antemano que es. Sin más. Por eso lo amamos. No nos provoca inquietud, angustia, curiosidad, ni siquiera nos saca de lo cotidiano pensar en él o verlo desde la lejanía. Pero algo ocurre cuando se asciende por alguna de sus empinadas lomas, mirando durante toda la subida al suelo incómodo, que nos impide echar la vista atrás hasta que llegamos arriba habiendo subido sin darnos cuenta hasta una altura a 727 metros y desde donde nos situamos. Chas. De repente dejamos de caer en lo cotidiano. Empiezan a surgir las preguntas al contemplar toda la ciudad. La ya construida y la que quién sabe si algún día se consolidará también.

Es por esto tremendamente necesario el cerro. Pero un cerro a partir de una altura que se eleva por encima de la ciudad y nos permite ver (hasta tal punto nos permite ver que en él se coloca un vértice geodésico fundamental para conformar el primer mapa de la red geodésica nacional de primer orden). Y también para entender este cerro ha sido necesaria la elaboración de un archivo. Sobre este archivo se fundamenta el proyecto. Del archivo al proyecto. Esto implica que en la fenomenología, que es el atender a la cosa, nos apoyamos para hacer el proyecto, que es el marcar su sentido. Que la densificación histórica explique el ser del proyecto, la propuesta.

Pero ocurre que en ningún momento esa inquietud que de repente aparece a partir de una altura determinada proviene del cerro, no es así, proviene de la relación con el horizonte que se amplía al ascender por el cerro. Pero el cerro nunca es generador de angustia o curiosidad.

Esto desemboca en una propuesta sencilla. Una leve profundización en el terreno en la meseta del cerro con un desnivel superior a la altura de la vista de una persona de tal manera que al introducirnos en este espacio descendemos y poco a poco la ciudad se va ocultando de arriba a abajo como si se hundiese en un nuevo horizonte que ahora es el cerro mismo. La base tiene un diámetro igual al del vértice geodésico, que es justo el punto desde donde se consigue el horizonte más extenso.

Este gesto produce un extrañamiento que por fin nos hace preguntarnos por el cerro (¿esto qué es lo que es?) y de esta manera conseguimos que el cerro deje de ser una presencia y exista.

JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_01JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_02JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_03JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_04JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_05JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_06JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_07JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_08JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_09JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_10JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_11JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_12JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_13JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_14JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_15JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_16JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_17JAIER.BENITO.MARTINEZ_P3_MH_A1s_Página_18

 

2018 Venice Biennale: selected project for the Spanish pavilion

Awarded With Honors

https://archive.dpa-etsam.com/projects/change-the-horizon